Archivos para 1 octubre 2010

¡¡Ñila Girl se va de vacaciones!!

Mira allá en el cielo: es un pájaro, no es un avión, no es: Ñila Girl!!!!!!!!!!!!!!

Tantarararanaaaaaaaaaaaaaannnnnnnnnnnnnnnn!!!!!!!

En este capítulo: Ñila Girl se ha tomado unas merecidas vacaciones en un crucero por los mares de Europa. Pero al momento del abordaje, cuando creía que se relajaría, justo en la entrada del crucero creyó ver a algunos de sus enemigos, entre ellos a Xirda Potter (Cerda con “X”), a Papaslocus y Don Botellito de Jerez con sendos maletones; parecía que todos estaban dispuestos a viajar con ella.

Esto no puede ser, no pueden ser ellos; seguramente estoy viendo visiones, ya me urge asolearme-. Se dijo a sí misma sin sospechar que efectivamente sus archirrivales también tomarían unas merecidas vacaciones, ya que eso de ser los malos de la película también es bastante cansado.

A Ñila Girl le asignaron un camarote con la mejor vista de todo el barco y el más cómodo; obviamente quienes pagamos sus vacaciones somos los residentes de Villa Purificación, pero bueno, con tal de que este perfecta para cuando regrese y siga combatiendo el crimen todo esta bien.

Cuando salió a dar un paseo por el barco dispuesta a ver todas las maravillas que se ofrecían en esta hermosa nave, paso sin darse cuenta por el salón de juegos y apuestas, en la primera mesa de la entrada estaba efectivamente Don Botellito de Jerez despilfarrando su fortuna que con muchos años de esfuerzo había ido robando a las personas, a sus 80 años decía que había trabajado lo suficiente como para poder gastarlo en lo que fuera; y eso era justamente lo que estaba haciendo pues estaba desplumando en un juego de Pesca a cinco ancianitos que sin sospechar de su verdadera personalidad jugaban con él, pero en cada blofeada perdían considerables cantidades de dinero.

Ñila Girl en cuanto vio al más anciano de sus rivales quedo convencida de que no era la única con superpoderes que había decidido tomar unas vacaciones.

Así que no le dio importancia y decidió regresar a su camarote para ponerse su bikini y salir a la alberca del barco para asolearse.

Cuando salió se dirigió a la alberca se sentó en un camastro y se empezó a poner bloqueador cuando volteo a su izquierda y a cinco camastros de distancia estaban Xirda Potter  (Cerda con X) y Papaslocus en la alberca. Era obvio que Papaslocus estaba ligando con Xirda Potter (Cerda con X), porque está estaba muy colorada debido según ella a que el sol le hacía daño, Ñila Girl entonces cayó en la cuenta de que también ellos habían decidido tomar unas vacaciones y sin más decidió ignorarlos, aunque no tuvo mucha suerte pues al momento en que se volteaba Papaslocus se dio cuenta de su presencia y le aviso a Xirda Potter (Cerda con X).

Xirda Potter (Cerda con X) llamó a Ñila Girl: Ñila Girl, Ñila Girl ven a la alberca con nosotros.

Haciendo acopio de valor está se acerco a saludarlos pero inmediatamente se percato de que Papaslocus tenía unas extrañas miradas hacia ella, por lo que decidió que eso no le afectaría y se acerco a platicar con ellos.

¿Cómo están?, no puedo creer que estén de vacaciones-. Ñila Girl esperaba que Xirda Potter (Cerda con X) le revelara sus verdaderas intenciones de porque habían decidido abordar el mismo barco, (cabe señalar que Xirda Potter aparte de ser una gran malvada también se destaca por tener una cabeza hueca). Pero la rechoncha villana sólo respondió que hasta los malos necesitan unas vacaciones.

Estuvieron un rato en la alberca después decidieron ir a comer. Ya en el restaurante se les unió Don Botellito de Jerez en la mesa y comenzaron a platicar de todos sus encuentros en dónde siempre habían sido vencidos por Ñila Girl y sus superpoderosos piropos subidos de tonos (de color, de humor y de tonalidad).

Decían pues, que extrañaban el hecho de ser enemigos pero también el poder conversar sin ningún contratiempo ni ningún malentendido, Don Botellito de Jerez comparaba a Ñila Girl con una de las mujeres de su tiempo que nunca le hizo caso, dice que por eso la odiaba.

Después de mucha platica se dieron cuenta de que los unían muchas cosas en común, no solo la idea del bien y del mal sino también el hecho de que los cuatro querían lo mejor para su ciudad, para Villa Purificación.

Al término del crucero cuando llegaron a tierra, decidieron que nunca más volverían a luchar entre ellos mismos.

Así es como termina la historia de la Ñila Girl, valiente heroína que defendió siempre a los habitantes de Villa Purificación y que al final les demostró a sus enemigos que es mejor saber decir un buen piropo que un mal cumplido.

Dedicado a: Rocío García Castañeda “Ñila Girl” por sus interminables piropos y a todas esas personas que llevan a una Ñila dentro.

 

 

P.D. Cualquier parecido de los personajes con personas que usted conozca es mera coincidencia. Saludos desde……………… la luna…………………………..

P.D. “Como le hacen los bisteces: sssssssssssssss”

Mis tres grandes amigos!!! La boda del Ross…

Chale, yo nunca me imagine que el Ross hiciera la tontería más grande que puede cometer un bato: Casarse!! Amarrarse a la disque “persona ideal”; pues lo hizo y adivinen con ¿quién? Pues con la Moncha.

Yo siempre le dije que se cuidara de las artimañas de las viejas porque ellas se las saben de todas, todas para embaucarnos a nosotros los pobres hombres.

Pues ya ni modo, déjenme contarles como estuvo que el Ross decidió formalizar su relación con la que es la madre de sus seis hijos.

Un día de mucho calor el Ross, el Mariano, el Lucio y yo, estábamos ingiriendo unas bebidas para que se nos quitara el calor en la alberca de mi casa de AV. Vallarta cuando de repente que nos suelta la noticia de sopetón: -Pues que creen, este gorrión ya se les va del nido!!.

Nos le quedamos viendo con cara de “wat”, yo creí que se nos iba para los Estados Unidos. El Mariano que le pregunta que como era eso de que ya se nos iba del nido y que nos dice: -Me refiero a que ya me voy a amarrar definitivamente con la que es mi vieja actual, la de siempre, “la Moncha”.

Cuando dijo amarrar luego, luego que me imagine que se casaba. Nos le quedamos viendo todos muy sorprendidos. Después de tantos años de vivir en amasiato (a que padre se oye esta palabra), ahora resulta que se iban a casar y hasta por la Iglesia.

Pues así como lo oyen, el Ross se nos casaba. En un mes sería el bodorrio y como siempre nos embarro a todos para que fuéramos sus padrinos y mi vieja una de las damas de honor (yo no sé porque le dijo que fuera dama de honor de la Moncha, Ginna nunca ha sabido lo que es eso).

Pues total que en una cenita romántica que les organizo el Mariano, Ross que le propone matrimonio a Moncha, incado y toda la cosa. Ya se imaginaran la escena: a la luz de las velas, musiquita de fondo suave, un buen vino tinto y el novio con unos ojitos de borrego a medio morir; no más de acordarme me acuerdo de la vez que yo le propuse matrimonio a mi vieja, todas las cursilerías que se me ocurrieron en ese momento las hice.

Dice el Ross que su vieja estaba bien emocionada, que hasta lloró, pero como la conozco rebien yo creo que solo le dijo “Hey”, osease que sí.

Pues al día siguiente que se nos van la Ginna y la Moncha a comprar el ajuar de la novia en una de las tiendas más elegantes de Guadalajara; ya se imaginarán andaban bien emocionadas con lo del vestido y la lencería que usaría Moncha para la noche de bodas; yo le dije al Ross que ya ni se fueran de luna de miel pues ya se habían ido muchas veces de luna de miel y sin estar casados, pero como siempre pudo más la palabra de la vieja de mi compa que el sabio consejo de un amigo.

Llego el día de la boda, fue en el templo del Expiatorio (se supone que para alquilar ese templo para una boda, bautizo o XV Años hay que hacerlo con un año de anticipación, pero el Lucio movió sus influencias para que se pudieran casar allí. Dicen que le extendió la membrecía de su bar “Lucius S.A. de C.V.” al padrecito por un año más gratis, si les concedía el permiso de casarse sin ningún problema).

La verdad la boda estuvo muy bonita; los hijos de los novios eran los pajecitos, todos con sus ropitas blancas, sus sombreritos y sus canastitas llenas de pétalos de rosas blancas y con los recuerditos de la boda, que por cierto Moncha si desapareció una de las bolsas con los recuerditos, una de las viejitas de las que diario están metidas en el templo se la llevo, yo la vi.

Los novios se juraron amor eterno, ser fieles (si como no) y estar juntos en la salud y en la enfermedad (no más díganle a la Moncha que la cruda si es una enfermedad, y que deje que el Ross se la cure en su casa, porque siempre lo vemos que lo corre de la casa).

Todos lloramos hasta yo, la Moncha se veía muy feliz (pues como no si ya había amarrado al de las quincenas) y el Ross pues bien chillón, se puso muy marica pero bueno se entiende por fin se le hizo, aunque no sabe en lo que se mete.

Muchas felicidades a los novios y que sean muy felices; no más eso sí: Ross no dejes que se metan tus suegros en tu matrimonio, bien dicen por ahí más vale solos que mal acompañados!!

SALUDOS DESDE………………………. LA LUNA……………………………………..